• Italiano
  • English
  • Français
  • Español
  • Deutsch

Historia de Cremona

Los origenes y el periodo romano

Comotransmite el històrico latino Tacito, la ciudad fue fundada bajo el consulado de Tiberio Sempronio y Publio Cornelio (por lo tanto en 218 a.C.) en tempo en que Anibal irrumpia en italia, como baluarte contra los Galos asentados màs alla del Po y contra cada amenaza que abrìa podido bajar a través de las Alpes. El territorio elegido es, desde el punto de vista geomorfològico, una terraza llana formadase durante la ultima glaciaciòn, elevada con respecto a la llanura aluvional del rìo que, en esa época, tenìa un recorrido màs al norte del actual, mucho màs cerca de la ciudad de lo que es ahora. Cremona fue fundada como colonia de derecho latino: eso significa que colonos fueron enviados a poblarla del centro o del sur de Italia, que se mantenian ligados a roma en lo que concierne la politica exterior y la guera, pero que disfrutaban de autonomia administrativa. L la fundaciòn de la ciudad se acompanaron la organizaziòn y la divisiòn del territorio agrario (l asì llamada ?centurazione?) en grades parcelas de asignar a loa colones. Despuès de una fase de instabilidad polìtica por las incursiones de los Galos, la ciudad conociò un largo periodo de gran prosperidad, gracia a una ubicaciòn strategica sobre el Po y a lo largo de la via Postumia, la calle consular que desde 148 a.C., cruzaba la Italia del norte uniendo los puertos de Aquileia y Genova. Esta particular prosperidad es testimoniada, por un lado, por las excavacines arqueològicas que han deserrado restos de lujosas viviendas privadas y de imponentes edificios publicos, de otro por las fuentes escritas. Sabemos asì que la ciudad, sede entre otras osas de la màs famosa feria agrìcola de la Padania central, unìa la riqueza de las producciones rurales, de artesanìa yde los comercios a un prestigio cultural que atraìa estudiantes de ciudades cercanas: también Virgilio, adolescente se traslladò allì por un periodo, de la nativa Mantua, antes  de teminar los estudios en Mediolanum. La prosperidad de Cremona resulta claramente de la descripciòn que el historico Tacito insere en el cuento de la distrucciòn que la ciudad sufriò después los acontecimientos biblicos de 69 d.C.
En ese ano, después de la muerte del emperador Neròn, entallò una violenta guerra civìl por la sucesiòn al trono imperial que vio contendentes Otone, Vitellio y Vespasiano.
Dos sangrientas batallas fueron luchadas en las cercanias Bedriacum (una pequena ciudad surgida a lo largo de via Postumia, en el actual comun de Calvatone) y de Cremona; la ciudad, colpable por haber acogido trionfalmente Vitellio, fue ponida a sangre por las tropas del ganador Vespasiano.
Después de la reconstrucciòn por el mismo nuevo emperador, en las decadas finales del siglo y por todo el II la ciudad prosperò sin particulares respingos y sin entrar en los acontecimientos de la ?grande història? como muchas ciudades de la Italia del norte.
Entre el III y el IV siglo la crisis general del imperio Romano intereso también los centros del valle Po, aunque el papel de Mediolanum (una de las cuato capitales del imperio tardìo -antiguo) tuviera alunas recaidas positivas sobre el territorio y las ciudades ceranas. Sin embargo està cierto que la red viaria, no màa objeto de mantenimento, conociò una degradaciòn irreversible yque los campos agrìcolos fueron en grande media abandonados. Tìpico de este periodo es el surgir de grandes villas que, de esidencia y sede ?de rapresentaciòn? de poderosos propietarios, adquirieron también la funciòn de centros religiosos, de os que el cristianesimo se propagò en las campanas.
Cremona mantuvo en ese periodo y, por los dos siglos siguientes, su estructura urbanistica y defensiva; la fin de la ciudad antigua, en efecto, coincide generalmente sòlo con el 603 d.C., ano en el que fue expunada por el longobardo Agilulfo.


La Edad Media

En1098 la condesa de Canosa dio a los representantes de la iglesia y del municipio de Cremona la isla Fulcheria, zona entre los ríos Adda y Serio en cremasco: es en esta ocasiòn que fue nombrado por primera vez el municipio y por lo tanto es a esta fecha que se remonta  la costituciòn de la ciudad en libre municipio. Durante el siglo XII Cremona alcanzò una notable riqueza y  prosperidad gracias al desarrollo del comercio fluvial fortalecendo al mismo tiempo  las diversas formas de gobierno municipal. En el mismo período, la importancia política y económica de la ciudad llevò a una renovaciòn edilicia, culminado en la construcción del extraordinario complexo monumental de la plaza del municipio: la unidad entre la iglesia y el municipio fue sancionada en 1107 con la erección de la nueva catedral. Ella se convirtió en el primer centro de la vida municipal,  lugar no sólo de oración, pero casa de todos los ciudadanos: en ella o en la  plaza de enfrente se bendecìan carroccio y estándar, se proclamaban juramentos, se celebraban las primeras reuniones de los hombres del Municipio para adoptar las decisiones relativas a la vida pública, hasta que se construyó en 1206 el Ayuntamiento frente a la Catedral.
Entre 1169 y 1187 el desarrollo urbano fue completado con la construcción de un nuevo impresionante cìrculo de murallas, que llevó al centro historico a asumir aquella configuración que lo caracteriza hoy en día. Los emperadores otorgaron muchos privilegios a Cremona, testimonio eso de la política pro-imperial requerido por el Ayuntamiento hasta la primera mitad del siglo XIII: se pergò a la política de Federico Barbarossa contra Crema y Milán, entrando a hacer parte de la Lega Lombarda en 1167, asumió el papel de mediador entre el Emperador y los Municipios y ningùn de los soldados cremoneses no luchó en la Batalla de Legnano en 1176. Siempre caracterizados por la lealtad y el apoyo mutuo fueron las relaciones entre Cremona y Federico II, nieto del Barbarossa: la ciudad fue el cuartel general del ejército imperial en las luchas contra de los Municipios de Lombardia y alojò en varias ocasiones el emperador y su corte con motivo de sus frecuentes visitas. Después de la muerte del Emperador en 1250 por la ciudad comenzó un período de luchas internas entre las opuestas facciones guelfa y ghibellina que duraron hasta 1334, ano en el cual Cremona fue conquistada por Azzone Visconti, senor de Milán, ponendo fin a la autonomía municipal. Cremona se convirtió en el  puerto fluvial de Milan, el comercio y la navegación sobre el Po  datuvieran beneficio con resultados positivos para la economìa que también podría contar sobre una agricultura próspera y una rica industria textil. A partir de 1420, después de un corto período de crisis en el dominio de los Visconti a principios del siglo XV, la ciudad se incorporó definitivamente en el Ducado de Milán,  siguiendo su destino hasta que la unificación de Italia. En 1441 se celebraron las bodas de Francesco Sforza y Blanca María Visconti, quien llevò en dote la ciudad: la tradición se remonta a este evento el nacimiento del torrone, que habría sido servido por primera vez en forma de una torre en el banquete. Para Cremona fue un período de confort y tranquilidad,  resultado del gobierno racional de Bianca Maria, muy querida por el pueblo: la duquesa  favoreciò  la renovación urbana con muchas obras públicas, que se ajustaban a las familias de comerciantes ricos que construyeron mansiones lujosas patricias. En la segunda mitad del siglo XV Cremona tomò aquella dignidad elegante y refinada en el estilo renacentista que sigue siendo visible en los edificios y en las iglesias de la ciudad.


Renacimiento y el dominio español

En el 1449 Cremona pasó a Venecia sin alguna guerra por un acuerdo estipulado, contra Milán, del Rey de Francia Luigi XII y de los veneciano, pero en el 1509, en consecuencia de la derrota a Agnadello de su ejército, Venecia tuvo que abandonar Cremona que vino de nuevo agregado al Ducado de Milán.
Dolorosos y atormentados fueron los años entre el 1509 y el 1535 por la ciudad y por toda l? Italia del Norte. Francia y España se disputaron el predominio en Italia y aquellos años de guerra significaron violencias, saqueos, epidemias e impuestos cada vez más incómodos impuestos de vez en vez por cada ocupante. La ciudad y el campesinado se empobrecieron, los trafficos y los comercios fueron estancados y la población bajó de número, pero, en cuanto volvió la paz en el 1535 con la afirmación de España, gradualmente la economía refloreció y en el Quinienta Cremona se volvió la segunda ciudad del Ducado de Milán:  rica y florida, contaba una población de acerca de 37000 habitantes y la actividad predominante fue aquella textil, floreciente desde el Edad Media.
En el 1585 le fue publicada a Cremona la obra "Cremona fedelissima" de Antonio Campi, primera historia de Cremona en lengua vulgar, rica en informaciones históricas, artísticas y literarias que permite la reconstrucción del panorama cultural ciudadano de los orígenes al1585.  Antonio Campi perteneció a una familia de grandes pintores:  el padre Galeazzo, los hermanos Giulio y Vincenzo además del mismo Antonio, dejaron hoy una huella fundamental en la cultura artístico local con obras hacinamientos en las iglesias ciudadanas y guardadas al Museo Cívico "Ala Ponzone." En su "Cremona fedelissima" Antonio Campi además recuerda a los artistas operantes a Cremona entre el siglo XV y XVI:  pintores, escultores y arquitectos, también hombres de ciencia cuál el médico Realdo Colombo, estudioso de anatomía y el versátil Janello Torriani, constructor de relojes, autómatas y mecanismos extraordinarios, que fue a la corte del emperadordel emperador Carlo V y su hijo Filippo II.  En 1630 la epidemia de peste  célebre por Alessandro Manzoni, atizò también  Cremona con consecuencias catastróficas que llevaron la rica y floreciente ciudad del siglo XVI a una extrapesada crisis económica, sea en la agricultura que en los comercios, y al despueble de la ciudad;  mientras las otras ciudades del Ducado de Milán se repoblaron bastante rápidamente, Cremona, entrado en una crisis irreversible, tuvo que esperar unos dos siglos para alcanzar el nivel demográfico precedente.
Sin embargo en el curso del siglo XVI y XVII Cremona se distinguió por la actividad musical y por la producción liutaria que llevó a la creación de los instrumentos a arco.
Los fabricantes de laúdes de Cremona alcanzaron resultados técnicos excelentes que los hicieron famosos en el mundo:  lo primero que se distinguió en el siglo XVI fue Andrea Amati, fundador de una familia de célebres liutai. Su nieto Nicolò fue probable maestro de los fundadores de dos otras grandes familias, los Guarneri y los Stradivari cuyo componenetes obraron en el siglo XVII y en la primera mitad del siglo XVIII. Entre ellos, dos consiguieron una extraordinaria fama:  Antonio Stradivari, cuyos instrumentos son considerados las más grandes obras maestras luthier de todos los tiempos, y Giuseppe Guarneri dicho de Jesús. Algunos de sus instrumentos son conservados en la Cívica Colección "Gli Archi di Palazzo Comunale" Cremonese también fue el compositor Claudio Monteverdi que trabajó por la corte de los Gonzaga a Mantua, por la Capilla de S. Marco a Venecia, y es considerado el inventor del melodrama.


Desde  la dominacion austriaca hasta hoy

Despues de las vicisitudines de la guerra de Sucesiòn Espanola, el estado de Milan pasò emn 1707 de los Asburgos de Espana a los Asburgos de Austria: asì hubo principio el periodo de la dominaciòn austriaca que, exepto la parentesis de la ocupacion francesa en los anos desde 1796 hasta 1814, continuò hasta la Unidad de Italia en 1859.la màs importante realizaciòn de la dominaciòn austriaca en Lombardia fue el Catastro, empezado en 1718 y entrado en vigor en 1760 imponiendo un nuevo regimen fiscal; en 1773 fue introducida otra significativa riforma, la supresiòn de las corporaciones medievales. Todas estas reformas reproducieron benéficos efectos sobre la economia que, gracias a ellas, pudo recogerse y todavìa volver a ser prospera. En esto clima de renovato fervor el 26 de diciembre 1747, Cremona hubo su primero y real teatro, tercero teatro lirico en Italia y, 1780, la istituciòn de biblioteca publica. Ademàs a partir de la fin del siglo XVIII, la ciudad empezò a cambia aspecto, con la sopresiòn de iglesis, el cierre de monasterios y conventos y el consiguiente apropriamento de sus bienes, y ademàs el progresivo desmantelamiento del apardado difensivo mural.
La trasformacion de la ciudad continuò en el siglo XIX conla reforma de las viviendas privadas, segundo los nuevos criterios de orden y decoro neoclàsico, y con el reorden del mobiliario urbano y la istituciòn, en 1816, de la iluminaciòn pùblica con làmparas en aceite. La restauraciòn en 1814 puse fin a los veinte anos de ocupaciòn francesa: revolviò la dominaciòn austriaca que se concluyò con la Segunda Guerra de Indipendencia en 1859 que induciò Milàn bajo la monarquia de los Savoia.
En 1922 el partido fascista se apoderò de las administraciones municipales de toda la area cremonesa; en Cremona la personalidad de relieve fue la de Roberto Farinacci, fundador del movimiento fascista en ciudad, que siempre màs renforzado su poder sobre Cremona, dominando la vida polìtica y econòmica hasta 1945.
En aquel periodo fue realizada una importante intervenciòn urbanìstica que indiujo al aslamiente de la Catedal, abatiendo las casas y las tiendas acachadas a la Catedral para obtener la visiòn global del munumento como es hoy. Ademàs parte del centro ciudadano fue transformato radicalmente con el abatimiento de edificios precedentes para construir nuevos palacios publicos y privados.
En el postguerra se puede recordar la creaciòn de un ente que retoma y desarrolla la antica tradiciòn agro-zootecnica cremonese: en 1965 nace el ?Ente Manifestazioni Fieristiche? convertido en 2003 en ?CremonaFiere S.p.A.?, punto detenido del mercado fierìstico nacional y polo actractivo para la agricoltura y la zootecnìa y europea.